Desayunar una tostada con mantequilla y mermelada es uno de los placeres de la vida.

La Mermelada de Naranja Amarga de Sevilla es la más tradicional y posiblemente la mejor mermelada de todas. Gracias a estas naranjas, de aspecto único y muy ricas en pectina, la mermelada tiene una calidad aromática única, inigualable.

Como todas las naranjas, las amargas sevillanas también son una fuente importante de vitaminas y minerales y ayudan a desempeñar muchas funciones en nuestro cuerpo.

Hacer mermelada es una ciencia y un arte. Hay muchas teorías y reglas sobre la misma y pueden encontrarse numerosas recetas para hacerla, lo que muestra su diversidad y riqueza.

Nuestra Mermelada de Naranja Amarga Ecológica Ave María está hecha siguiendo nuestra receta tradicional de 3 generaciones. Además, a lo largo de los años hemos recogido los consejos y trucos de muchos amantes de la mermelada de los cinco continentes, lo que hace de nuestra mermelada algo único.

Quedará encantado con su sabor y textura. Aquí les dejamos nuestra receta:

Mermelada de naranja amarga al gusto inglés

  • 2 días
  • Dificultad moderada

Ingredientes

  • 1 kilo de Naranjas amargas Ave María
  • 2,5 kilos de azúcar
  • 1 limón
  • Agua
  • Tarros y tapas esterilizados en agua hirviendo y secados al aire

Elaboración

  1. Se toman 6 o 7 naranjas y 1 limón, se lavan, se cepillan y se secan..
  2. Se cortan por la mitad y se les quitan las pipas que se van depositando en una taza. Se cortan las naranjas más el limón y todo en rajitas finas. La fruta se puede trocear a máquina pero queda más pequeña. Se deposita la fruta troceada en un recipiente inoxidable.
  3. Se pesa, y por cada ½ kg. de fruta se le agrega un litro y ½ de agua. Del agua ya medida se saca una poca, la suficiente para cubrir las pipas que están en la taza. Si el agua medida llega a tres litros, conviene quitarle ¼ de litro. Se dejan en remojo toda la noche, la fruta y las pipas.
  4. A la mañana siguiente las pipas y la gelatina que han soltado se ponen en una bolsita de tela y se ata al asa del recipiente donde se va a cocer la mermelada.
  5. Se estruja bien la bolsita y se pone a cocer, procurando que quede dentro del agua ya la naranja cortada. Se hierve todo junto, aproximadamente una hora hasta que están blandos los pedacitos de cáscara.
  6. (Hervir suavemente y tapado para que no se evapore mucho el líquido). Entonces se aparta del fuego. Se pesa (conviene haber pesado antes el recipiente) y por cada kilo de fruta se añade un kg. de azúcar blanquilla normal.
  7. Se remueve para derretir el azúcar. Una vez derretida se pone a hervir a fuego fuerte removiendo constantemente. En media hora está cocida, o un poco menos. Nunca debe cocer más de ¾ de hora

La prueba para saber que ya está hecha la mermelada es dejar resbalar el líquido hirviendo para comprobar que la última gota hace hilo en la cuchara. También se echan unas gotas en un plato frío y al enfriarse se ve si cuaja. Se tienen preparados frascos limpios y se van llenando hasta arriba. Se cierran así rápidamente y se les da la vuelta para que al enfriarse se haga el vacío. Los tarros ya fríos al día siguiente se limpian y se envuelven en papel de aluminio y se etiquetan.